No te olvides de entrenar la musculatura en los brazos

Una buena musculatura en los brazos ayuda a optimizar la energía que consumimos


Para correr, ya sea trailrunning o running, no solo hay que ejercitar las piernas. Contar con una buena musculatura en los brazos también es importante. Ayuda a un mejor control de movimientos, a mantener la velocidad y el rendimiento durante la carrera y a prevenir lesiones Sin embargo, suelen ser los grandes olvidados.


Los brazos también tienen una función cuando corremos. Equilibran el movimiento de las piernas, impulsan y favorecen la dirección de carrera y nos ayudan a optimizar la energía que consumimos. Además, si fortaleces la musculatura en los brazos mantendrás mejor la postura al correr cuando aparezca la fatiga. Prueba a correr solo con las piernas, dejando los brazos a los lados del cuerpo. Además de ser casi imposible porque el balanceo de los brazos es natural, verás el efecto que esa situación tiene sobre el equilibrio y la postura del cuerpo y sobre el rendimiento.


Por ello es necesario que ejercites la musculatura de los brazos. No hace falta cargarlos de músculos, porque eso acabaría siendo un peso extra que no necesitamos para correr. Pero sí que es necesario conseguir un poco más de fuerza en la zona, para poder mejorar tu rendimiento.


¿Cómo? Combinando ejercicio en el gimnasio y una buena nutrición y alimentación. En el gimnasio hay que realizar diversos tipos de ejercicio. Como por ejemplo, ejercicios de fuerza con mancuernas y con pesas, para trabajar el movimiento de brazos, antebrazos, codos y hombros. O utilizar bandas elásticas de resistencia o practicar lanzamientos con un balón medicinal. Son solo algunas de las ideas que podemos darte en cualquier tienda Corremón.


También es fundamental que te pongas en manos de profesionales para que te aconsejen sobre la intensidad y la frecuencia con que debes practicar estos ejercicios para ganar un poco de musculatura en los brazos.


Además de ir al gimnasio para conseguir la musculatura en los brazos deseada también es importante cuidar la hidratación y la nutrición y contar con el aporte extra de las barritas energéticas. Durante los entrenamientos de fuerza y resistencia la hidratación es fundamental. Así, el músculo estará en condiciones y no aparecerá la temida deshidratación. A los efectos negativos en el organismo, si no tienes una buena hidratación tu rendimiento será inferior, se reducirá tu fuerza y aumenta el riesgo de sufrir lesiones.


Y por lo que respecta a la nutrición, esta debe comenzar por contar con un buen plan de alimentación. Elaborado por un médico o nutricionista. Hay que aportar la suficiente cantidad de proteínas y de energía para ayudar a la musculatura en los brazos y del resto del cuerpo, de una manera constante. Lácteos bajos en grasas, huevo, espinacas, carne magra, pollo, atún, legumbres o frutos secos, carbohidratos no deben faltar en ese plan de nutrición.


Además las barritas energéticas son un complemento perfecto a ese plan de nutrición. Consumiéndolas antes de hacer deporte se evita un descenso en el nivel de azúcar en la sangre. La energía que contienen las barritas energéticas se almacena en los músculos en forma de glucógeno. Esto favorece un mejor rendimiento físico y reduce la sensación de fatiga. Además son una alternativa cómoda y fácil de digerir para cubrir la ausencia de algunos nutrientes. Si tienes alguna duda sobre cuál es mejor para ti, ven a una tienda Corremón y te ayudaremos a elegir.