Cómo debe ser un plan de entrenamiento para runner

El plan de entrenamiento para runner debe ser realista y ambicioso


CORRER,ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA MENTALEl running no solo es calzarse unas zapatillas de running y empezar a correr. Es fundamental contar con plan de entrenamiento para runner. Así evitamos lesiones, fatigarnos más de la cuenta y mejorar nuestro rendimiento.


Y aunque en internet puedes encontrar miles de planes de entrenamiento para runner, según tu nivel, lo mejor es ponerse en manos de un entrenador para que te oriente y te vaya adaptando el plan a tus necesidades. Porque un plan de entrenamiento no es algo fijo, sino que es algo que debe ir cambiando según avancen tus objetivos y tu rendimiento. Y es el entrenador el que sabe cuándo y cómo modificarlo. Además, si lo haces por tu cuenta es más probable que aparezcan lesiones. 


En cualquier tienda Corremón, como especialistas en running y trailrunning podemos ayudarte en la búsqueda de entrenador o de grupos de entrenamiento.


Otros dos aspectos que debes tener en cuenta antes de iniciar un plan de entrenamiento para runner son tu estado de salud y cuáles son tus objetivos. Antes de iniciarte en esta aventura, lo mejor es hacerte un chequeo médico-deportivo para comprobar qué todo está bien. Sobre todo si vas a pasar del sedentarismo a hacer deporte.


Por lo que respecta a los objetivos, no serán los mismos si practicas running porque quieres hacer algo de deporte, que si estás preparando una competición. El plan de entrenamiento para runner siempre va encaminado a incrementar el rendimiento, evitando las lesiones. Pero la carga de entrenamiento, las sesiones y los ciclos serán diferentes en cada caso.


Aunque sea cual sea el objetivo marcado, el plan de entrenamiento para runner tiene que ser realista y, a la vez, ambicioso. Por un lado tiene que adaptarse a nuestras condiciones físicas y al tiempo del que disponemos para entrenar. Y por otro lado tiene que tener la dosis suficiente de motivación para que queramos hacerlo. Además debe incluir controles para comprobar que la preparación va por el camino adecuado o si hay que modificar algún aspecto del plan.


Además, un buen plan tiene que ser variado porque si no te aburrirás. Y dejarás de trabajar aspectos que también influyen en el running. Por ejemplo, si solo te pones las zapatillas de running, que has comprado en una tienda Corremón, y sales a correr, podrás trabajar el fondo y la resistencia, pero no la fuerza o las subidas y bajadas. Cuanto más completo y variado sea el plan mejor para lograr tus objetivos y para tu preparación física.


También debe contemplar el descanso. El entrenamiento supone un importante nivel de estrés para nuestro organismo. Este tiene que recuperarse después de cada sesión y para ello el descanso es fundamental. Además descansando el organismo se adapta al running y permite ir aumentando las cargas de entrenamiento.


Y sobre todo, para cumplir con un plan de entrenamiento para runner has de cultivar dos virtudes: la paciencia y la constancia. La paciencia, porque el running es un deporte en el que hay que empezar poco a poco. Cada etapa tiene su tiempo y su razón. Y no hay que querer hacerlas rápidamente o saltárselas porque no nos gustan y queremos pasar a la siguiente. Y constancia porque el running es un deporte que requiere dedicación. Lo bueno es que correr engancha y una vez empiezas no querrás dejarlo.